Musaka Vegetal


Siempre suelo tener tomate frito casero en casa. No es difícil que alguna vez al año encuentre una oferta verdaderamente buena de tomates y, entonces, aprovecho para comprar unos cuantos kilos que frío y meto en botes que me duran unos meses. Desde luego que el proceso de conservar el tomate frito, como cualquier otra conserva, no puede hacerse de cualquier manera. Bueno, la cosa es que en esta receta me ha venido muy bien mi tomate frito, porque desde ya os digo que con tomate frito del que venden hecho, esta musaka pierde bastante y ponerse a freír tomate, no suele apetecer…

INGREDIENTES:
3 berenjenas medianas
3 o 4 cebollas
Tomate frito (casero preferiblemente)
Bechamel de cobertura
Harina para rebozar
Aceite de oliva virgen
Queso rallado grueso, para gratinar

ELABORACIÓN:
Cortamos las berenjenas en rodajitas no muy gruesas. Ponemos en una sartén abundante aceite y calentamos. Salamos y rebozamos las rodajas de berenjena en harina, sacudimos el exceso de harina y freímos. Al sacar la berenjena frita del aceite la vamos colocando sobre papel de cocina absorbente para quitarles el exceso de aceite de la fritura. Continuamos friendo la cebolla, que tendremos cortada en juliana, con poco aceite.

Con todos los elementos listos, pasaremos al montaje.
En un Pírex u otro recipiente apto para el horno de al menos tres dedos de altura colocaremos una capa de rodajas de berenjena, encima pondremos otra capa de cebolla frita que cubriremos con una tercera capa de tomate frito para terminar con una de bechamel. Esta operación tendremos que repetirla al menos otra vez para conseguir la altura adecuada. En cualquier caso terminaremos con una capa de bechamel sobre la que distribuiremos el queso para gratinar. Metemos al horno con el grill, hasta que quede bien gratinado. Os puedo asegurar que está delicioso.